lunes, 10 de enero de 2011

Un manual con muy poco estilo

Hace solo unos días conocimos el nuevo Manual de Estilo de TVE que presentó Alberto Oliart. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos que incluyeron a los toros como Cuestiones Sensibles comparándolo con el terrorismo, la violencia de género o las drogas.

Ya es conocido por todos la aberración de la televisión pública por las corridas de toros ya que la última data de finales de 2006 cuando emitió un festejo de la Feria del Pilar de Zaragoza. Pero de ahí a calificarlo oficial y públicamente como una actividad violenta va un gran paso.

Ahora se aboga por proteger a los menores de un espectáculo que dicen que es violento. Desde que existe TVE se han emitido toros de manera más o menos regular, sin que haya ocasionado problemas para los niños, que al contrario de lo que se piensa, se juntaban con la familia para ver el festejo de turno, frecuentemente corridas de calidad con grandes toreros, ¿Acaso no recuerdan aquella gran tarde de los “Victorinos” donde salieron a hombros Esplá, Ruiz Miguel y Palomar en el San Isidro de hace 30 años retransmitida por el gran Matías Prats?

Televisión Española se define como la televisión de todos por lo que debe satisfacer los gustos de la mayoría y mucho más si se refiere al segundo espectáculo de masas que hay en España. Muy por delante de, por ejemplo los Juegos Olímpicos de invierno o la apasionante liga de Futbol Sala. Pero ya se sabe que se están perdiendo los valores de nuestra sociedad que tanto nos caracterizaban, volando hacia una más europeizada y global.

Ya no pido una rectificación, porque es algo imposible, pero si por lo menos que aprendan a tolerar un espectáculo totalmente lícito que a veces no entiende todo el mundo porque necesita de una capacidad sensitiva que no todo el mundo tiene. Pocos saben apreciar el arte y por eso lo niegan.

2 comentarios:

ANA MARIA dijo...

Soy una mujer de cuarenta años, no soy drogadicta, ni terrorista y mi pareja aún no se ha quejado de que le trate mal. Aclaro esto porque me gustan los toros; lo reivindico como arte; así como la danza, la pintura, la música, etc, tienen su propio lenguaje, técnica y manera de expresión para exponer una idea creativa; de igual manera lo tiene el toreo. Cuenta con su propio vocabulario, sus propios rituales, su propia poética. Nunca un arte se había entendido tan bien con otras artes: cuántas partituras se han compuesto al ritmo de pasodoble, cuántos lienzos se han pintado, cuántos grabados y un largo etc, inspirándose en toros, toreros y tauromaquia en general. Aún recuerdo de niña cómo mi abuela se sentaba ante la televisión en blanco y negro las tardes que se retransmitían toros, desde Zaragoza, Madrid, Valencia; aquel momento se guarda en mi mente como la imagen de una mujer a gusto después de haber fregado la cocina bilbaina donde había cocinado para seis nietos y cuatro cabezas de familia (abuelo, padre, madre y ella). Con tantos a la mesa era difícil poder asistir a la plaza para disfrutar de ese "no se qué" que de mayor me ha producido ver los toros en directo. Sí, Me gustan los toros y no creo que ello me haga ser peor persona que la cantidad de gente reprimida de ideales que se dedican a castrar nuestra propia cultura para esconder su ignorancia tras un falso amor a los toros.

Marcos Sanchidrián dijo...

Gracias Ana maria! Tus palabras representa el sentir de todos los aficionados que en mayor o menor medida nos hemos criado, mi época es la del Digital Plus porque tengo 19 años, viendo toros en televisión.
Nunca se dará cuenta del daño que estan haciendo a nuestra cultura.
Por lo menos deberían ser respetuosos con este espectaculo, con este arte.
Te repito, gracias! Un saludo